El Eco para Nuestros Descendientes

Una Reflexión sobre la Paternidad en Tiempos Difíciles

Los tiempos de altos retos saca lo mejor de nosotros. Nos inspira a levantar la barra, a dejarnos de escusas y permitir que esa mejor versión, que muchas veces desconocemos, salga y brille para nosotros y los demás.

Durante las últimas semanas se ha hecho evidente una gran turbulencia en tiempos de crisis. Pero también, se ha hecho evidente la verdadera madera de lo que estamos hechos.

Hoy todo ha vuelto a cero, todos nos tenemos que reinventar para tomar posición en una nueva forma. El tiempo para llevar nuestras innovaciones a mercado está en nuestras manos y todos vamos por igual.

No hay escusas, ya que todo el globo navega el mismo océano. Es un momento vital para desechar el “porecito yo” o el “no queda de otra” y apropiarnos completamente de nuestras acciones.

A pesar del dolor y la confusión, se ha abierto un universo de oportunidades antes inexistentes y otras que levemente eran notables. Sin duda alguna, estos tiempos serán recordados como el nacimiento de un nuevo normal.

Nosotros, seres humanos, hoy tenemos un lienzo en blanco para trazar la forma que esto va a tomar. Como primeras pistas, una solidaridad y empatía que jamás había conocido se encuentra en cada conversación.

Nuestro corazón se ha suavizado, y quién puede decir que no era justo lo que necesitábamos para despertar y trascender a una nueva realidad. Una realidad apta y digna para recibir la bendición de las generaciones que están por venir.

Es la manera en que decidamos reaccionar ante esta situación lo que generará el retumbo para los próximos habitantes de este increíble planeta. Y no me cabe duda de que hay una inmensa oportunidad de mejora.

Entregarse al agobio y desistir por un periodo de tiempo es normal, pero es especialmente aquí en donde debemos de ejercitar la disciplina para adaptarnos y sacar lo mejor de nosotros.

Es aquí en donde debemos cultivar el milagro de los campos creativos en cualquiera de sus formas. De hacer costumbre diaria la exploración de nuevas ideas sin prejuicio, para que fluyan puras y sin intervención de su fuente divina.

De ser conscientes y defender a capa y espada todo lo que influye en nuestro entorno, para que nuestros pensamientos se mantengan encausados en una dirección apropiada. Si nos resbalamos, que no nos tome gran esfuerzo volver a montarnos en la ola.

Este es el momento en donde convertimos la crisis en la mayor oportunidad que se nos presentará en la vida. Este es el momento en donde convertimos nuestro carbón en diamante y nuestro metal en oro.

4 Comments

  • Hola Mau! Es un gusto poder leer esas líneas en las que transmite un mensaje claro y directo. Tenemos frente a nosotros la mejor oportunidad de nuestras vidas, hasta el momento, para aprender, crear y desarrollar. Como dicen: activar nuestro genio creador y poner a andar nuestra máxima versión.
    Gracias por compartir mensajes tan positivos, sos un genio!
    Un abrazo.

  • Completamente de acuerdo, es una nueva realidad a la cual tenemos que acostumbrarnos y ver todo lo positivo de ella. Una de las cosas que me parece maravilloso es el respiro que tiene el planeta y la capacidad de regenerarse y sanar el gran daño que el ser humano le produce. De nuevo me parece realmente acertado tu comentario, y cómo dice el dicho “ si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada.”

  • Avatar María Marta Truque Harrington says:

    Muchas gracias por su mensaje de gran positivismo. Yo también creo que todos debemos poner nuestro granito de arena. Y además estoy de acuerdo con usted en que todos nos hemos vuelto más solidarios.

  • Avatar Sylvia Alfaro says:

    Excelente, yo soy madre de dos Hijos, Manager de una empresa de Tecnología , asustada de lo que viene , pero con esperanza de que aprenderemos a valorar y a agradecer. Me aflige la idea de no tener las herramientas para preparar a mis hijos a enfrentar su futuro, ya muy diferente e incierto del que yo imaginaba; pero me aflige mas, ver esta generación de jóvenes (no todos por suerte) muy comodos desde casa esperando que suceda un milagro y sumergidos en realidades virtuales que nos alejas de lo que hablas: empatía, solidaridad. Nos tocará a todos poner de nuestra parte, perder la estabilidad y adaptarnos, a la buena o a la mala..

Leave a Reply to Mauricio Molina Salazar Cancel reply

Your email address will not be published.