Silenciando al Impostor

Cómo Quebrar el Patrón para Atrevernos a Ser lo que Verdaderamente Somos.

Se dice que instintivamente, el pensamiento más común que tenemos en el momento de levantarnos es: “¿cómo sobreviviré el día de hoy?”. Esto se debe a que el cerebro está diseñado para evadir cualquier peligro que amenace con nuestra sobrevivencia.

Este razonamiento instintivo, huye de los riesgos necesarios para dejar que nuestro verdadero potencial sea libre y evidente. Son riesgos que automáticamente son catalogados como una ruta al peligro.

A la hora de llevar a cabo nuestras labores, de involucrarnos en nuevos proyectos o de vender nuestros productos o servicios, es común dudar de nuestras capacidades, talentos y habilidades por miedos que interpretamos como amenazas reales.

“He escrito once libros, pero cada vez pienso ‘O-o, ahora se van a dar cuenta, he corrido un juego con todos y me van a encontrar.” – Maya Angelou

El síndrome del impostor se puede definir como una colección de sentimientos de insuficiencia que persisten a pesar del éxito evidente, y es algo sumamente común en nuestras vidas.

Al enfrentar esta ocurrencia, es importante no ver estos sentimientos como algo malo, sino como lo que realmente son, oportunidades para convertirlos en motivación y probar nuestra capacidad una vez más.

“Todavía tengo un poco del síndrome del impostor… No desaparece, ese sentimiento de que no deberías tomarme en serio. ¿Qué sé yo? Te lo comparto porque todos tenemos dudas sobre nuestras capacidades, sobre nuestro poder y de cuál es ese poder.” – Michelle Obama

Además, el síndrome del impostor estimula la auto-rumia obsesiva, una causa común de ansiedad y depresión. La cura es simple, pero requiere dedicación intencional.

Compartiendo ideas de El Arte de lo Imposible, debemos de cambiar la atención desde adentro hacia afuera, hacia el bienestar de los demás.

“La exagerada estima en la que se tiene el trabajo de mi vida me hace sentir muy incómodo. Me siento obligado a pensar en mí mismo como un estafador involuntario.” – Albert Einstein

Tener una razón de vivir para un mundo mejor está asociado con mayor bienestar, motivación, productividad y enfoque. Y no solo esto, sino que literalmente altera el cerebro para disminuir el estrés y aumentar la resiliencia.

En este deseo incesante de alzar la barra y ser hoy nuestra mejor versión, cierro con una última cita para que quede como tatuaje mental para esta ocasión:

“Nada construye confianza más rápido que solo tomar acción y hacerlo con miedo.” – Ruth Soukup

¡Adelante con todo para esta semana, los mejores deseos y solo dele!

Saludos,

Deja un comentario

Your email address will not be published.