Las Predicciones del 2022

Una Síntesis de un Webinar Reciente

Aparte del hábito de la lectura, usualmente me inscribo a webinars de personas que sigo. Recientemente llevé uno que disfruté mucho por parte de Darren Hardy, en donde compartía algunas predicciones para el próximo año según su parecer.

Para esta ocasión, comparto algunos pensamientos para cada una de las categorías que abarcó durante la actividad, ya que siento que nos puede aportar mucho valor a la hora de tomar decisiones en relación a la dirección que le daremos a nuestra barca empresarial.

Paz mental es algo que deseamos, a pesar de la confusión que ha venido a traer turbulencia colectiva en el mundo, tenemos al alcance un futuro brillante.

Queremos también sentirnos en control, de tener certeza y compromiso con nuestro curso de acción y queremos, más que nunca, ser parte de un significado, de tener una razón por la cual levantarnos a ir a trabajar.

Con esto dicho, a continuación comparto las 6 fuerzas que estarán redefiniendo nuestro futuro:

La Fuerza Tecnológica:

La era de la transformación digital es parte del pasado y ahora se presentan tecnologías centradas en la experiencia humana.

Cada vez somos más intolerantes ante respuestas robóticas y anhelamos el toque humano a la hora de obtener nuestros productos o servicios.

El calor humano sencillamente no se replica tecnológicamente, debido a esto necesitamos aprender nuevos talentos para adaptarnos y dirigir las relaciones humanas.

La Fuerza de los Consumidores:

La inmediatez está a la orden del día y la gratificación instantánea, un atributo perjudicial desde muchas perspectivas, es el modo operativo del presente.

La velocidad es la divisa del momento y necesitamos agilizar nuestro tiempo de respuesta implementando y utilizando metodologías que se adecuen al entorno actual.

La Fuerza Social:

La prueba del propósito a nivel organizacional ya no es opción, hoy es un requisito. El compromiso para aportar al planeta y a las personas que lo habitan a tomado un rol primordial.

Los tres pilares de la sostenibilidad – lo económico, lo social y lo ambiental – quedan igualados en su nivel de importancia y prioridad ya que, en general, lo económico por si solo ha perdido valor motivacional para la fuerza laboral.

Ser una misión con una empresa, no una empresa con una misión. De tomar acciones audaces para representar y defender un ideal que nos permita ganar la guerra de la influencia.

La Fuerza de la Comunicación:

La manera en que empacamos nuestros mensajes, posicionamos nuestra marca y orquestamos la distribución del nuestro contenido es clave.

Cada día que pasa vemos como la comunicación van siendo cada vez más sofisticada. Contamos con nuevas herramientas que se transforman día con día, y prácticamente nos fuerzan a adaptarnos para mantenernos relevantes.

La Fuerza Laboral:

A pesar de la fricción, incertidumbre y duda que nos ha generado esta etapa que hemos vivido, al mismo tiempo hemos tenido un despertar existencial.

Según los datos de la actividad, solo en Estados Unidos, 4.4 millones de personas no quisieron volver a sus trabajos al ser convocados de vuelta a sus oficinas. El 40% de las personas están planeando seriamente obtener nuevas oportunidades laborales y el 75% de personas estarían dispuestas a sacrificar parte de su salario para ser parte de una empresa responsable con un propósito claro y definido.

Este despertar ha hecho que la fuerza laboral quiera formar parte de compañías con un propósito, compañías que verdaderamente representen y defiendan su razón de existir.

La Fuerza del Liderazgo:

Líderes empresariales no lideran productos, organizaciones o puestos, lideran personas. El negocio y los productos son el resultado de las personas que los conforman y producen.

Conocer el trabajo y conocer a las personas son universos aparte ya que, como seres humanos, no somos seres pensantes que a veces sienten, sino más bien seres sintientes que a veces piensan.

Es interesante saber que el 98% de lo que aprendemos, lo aprendemos imitando. Especialmente, a modelos que nos criaron cuando éramos pequeños como nuestros padres o abuelos.

Esto significa que al día de hoy podemos estar imitando patrones de comportamiento que ya no aplican para la realidad que estamos viviendo. Patrones de generaciones que vivieron una realidad completamente distinta a la nuestra.

Para liderar en estos tiempos, la compasión y mantener al ser humano como eje central para el desarrollo de la organización es el estilo de liderazgo necesario para trascender estos tiempos.

¡Gracias por el tiempo y realmente espero que hayás disfrutado de este contenido!

Saludos,

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.